fbpx

CROSSFIT Y LA TOLERANCIA AL DOLOR

Tolerancia al dolor, CrossFit, Shaka CrossFit, CrossFit en Madrid.

La tolerancia al dolor es, en resumen, la habilidad que tenemos para sufrir. Si lo desarrollamos un poco más, es es un concepto que entraña un componente físico y otro psicológico. Se dice que la fortaleza mental tiene mucho que ver con la habilidad de tolerancia al dolor, pero ¿Se puede trabajar? ¿De dónde viene? De verdad la mente se puede rendir antes de que el cuerpo se quede sin energías?

CONCEPTUALIZAR LA TOLERANCIA AL DOLOR

Cuando sentimos algún tipo de dolor, nuestro cerebro procesa información sensorial que define el nivel de dolor, pero eso no es todo. Cuando esto sucede, se destinan recursos atencionales, procesos de evaluación y estrategias de afrontamiento para modular la experiencia. Por eso, se considera que el proceso del dolor es un fenómeno psicobiológico bastante complejo.

En el aspecto físico, funciona de esta manera: Al hacer ejercicio, el cuerpo es sometido a estrés, así que la capacidad de seguir rindiendo será determinante para evaluar nuestra habilidad para adaptarnos al estresor, permitiendo de esta manera mecanismos de compensación. Pero, ¿y si el dolor se intensifica y queremos parar?

Y esta es la parte interesante, porque como apreciamos el dolor es un proceso completamente subjetivo, ya que percibimos y juzgamos el grado de dolor en base a nuestras diferencias individuales. El umbral del dolor va a variar entre las personas, pero al final es un estado que todo el mundo alcanza.

Tolerancia al dolor, CrossFit, Shaka CrossFit, CrossFit en Madrid.

CÓMO INCREMENTAR NUESTRA HABILIDAD DE TOLERANCIA AL DOLOR

Hay dos corrientes de investigación que buscan la respuesta a esta duda, la rama de los estudios físicos y la de los psicológicos. La primera tiene en consideración los efectos del estrés físico en el cuerpo humano, y la capacidad de este a la adaptación, y la segunda, se centra en la relación entre la tolerancia al dolor y otros mecanismos psicológicos. 

El estudio de los triatletas supuso un gran avance en este estudio, porque: ¿Presentan estos deportistas una habilidad innata para tolerar el dolor, o por el contrario es la constante exposición a esfuerzos físicos y emocionales a la que se exponen lo que mejora esta cualidad?

Y esta pregunta puede aplicarse perfectamente al CrossFit. Parece que todos los que estamos enganchados a este deporte ya venimos con una tolerancia al dolor adquirida previamente, pero en realidad el CrossFit es un deporte que ayuda a cualquier persona a aumentar su nivel de tolerancia día tras día. Al exponernos continuamente a situaciones de estrés físico (también llamados WOD), hallamos un nuevo tope en cada entrenamiento.

Esta nueva tolerancia adquirida puede aplicarse a momentos fuera del box, trascendiendo sobre nuestra percepción de eficacia en cómo afrontamos diferentes retos. De esta manera, superar diariamente los entrenamientos de nuestro coach nos proporciona los recursos necesarios para enfrentarnos a cualquier situación y salir victoriosos. 

Resumiendo, la tolerancia al dolor está relacionada con una ansiedad-rasgo baja, un control mejorado de la atención y una elevada percepción de autoeficacia.

Sin embargo, se puede mejorar usando estrategias de control cognitivo y exponiéndote de manera prolongada a ejercicio físico intenso (efectivamente, como el CrossFit). Así que ten esto en mente en tu próximo entrenamiento, y rétate a mejorar tus marcas.

 

Comparte & Keep it Shaka!


Leave a Reply