fbpx

WOD: ¿POR QUÉ TECHNO Y CROSSFIT PUEDEN AUMENTAR TU RENDIMIENTO?

La importancia de la música en el Crossfit es primordial, la sabia elección de cada género musical puede ayudar a mejorar los resultados. Para esta ocasión nos centramos en la intensidad del WOD y en cómo el techno puede funcionar como potenciador.

Recientemente os hablábamos de la importancia de la música en el Crossfit y durante todas sus fases (warm up, strength, WOD, calm down). Todas ellas completan un ritual que algunos no entendemos sin el acompañamiento de las melodías y el ritmo.

Podemos entretenernos hablando de los múltiples estudios que certifican los beneficios de la música en nuestra rutina laboral, deportiva o meditativa entre tantas otras, pero hoy queremos centrarnos en el binomio creado entre techno y crossfit, y en cómo este género de la música electrónica puede aumentar tu rendimiento en el WOD (Work Of The Day), parte más intensa de este ritual que tantos crossfiters amamos.

Techno y Crossfit, marcando el ritmo de tu vida 

El techno es un género que nació en Detroit a finales de los 80’, un estilo que ha evolucionado y se ha ramificado en múltiples vertientes (techno house, hard techno, minimal techno…) hasta convertirse en una lengua universal que no ha dejado de crecer en lo que a popularidad se refiere.

Una de las características más importantes del techno es su cadencia situada entre los 120/130 bpm (beats por minuto), un ritmo que –como si de un metrónomo se tratase– encaja a la perfección con el momento más álgido de nuestro entrenamiento en Crossfit, el WOD.

CrossFit, CrossFit en Madrid, CrossFit Techno, Shaka CrossFit

Sincronizando Movimientos

La intensidad creciente de sus melodías, la potencia de sus bombos o sus samples vocales pueden ser parte de la explicación mundana, pero lo cierto es que –y ahora sí nos remitimos a un estudio– según Javier Yanguas Leyes, en su artículo publicado en la Apunts.org: “Varios trabajos abogan por la importancia del ritmo de la música para aumentar el rendimiento deportivo, dado que parece existir una predisposición innata en el hombre a sincronizar movimientos, con lo que, ayudados por un ritmo musical alto (> 100 bpm), los actos motores serían más eficientes y, en consecuencia, podría mejorarse el rendimiento físico”.

“Prácticamente la totalidad de los estudios coinciden en la capacidad de la música para disuadir estímulos externos y focalizar la atención del sujeto en la tarea física que está ejecutando, a la vez que minimiza la sensación de fatiga que acompaña al ejercicio”.

No por ello queremos formular una afirmación excluyente, es decir, podrían funcionar (y funcionan) otros géneros musicales para este tipo de ejercicio de alta intensidad, además de que en cada sujeto puede tener efectos diferentes, pero nuestro trabajo día a día en Shaka Crossfit nos permite aseguraros que techno y crossfit son un binomio con efectos mágicos. ¿Probamos?

Comparte & Keep it Shaka!


Leave a Reply